Universo y alegorias de un niño de 9 años.

A su corta edad ha usado metáforas para explicar el universo, de manera increíble usando imágenes tan sencillas como el ejemplo del Hormiguero, quizá seamos la colonia de hormigas en medio de un amazonas, o la alegoría de la caverna de Platón y los otros planos existenciales, y por último la imagen de nuestras vidas como la Gran Obra. Quizá estemos actuando en una obra de teatro, sin saber qué hacemos parte de él, quien está escribiendo, ¿quién está creando?; a esto le sumo la esencia de la factibilidad  de la que habla el niño, el “destino” nos está observando constantemente y ya nos conoce, pero nosotros no lo conocemos a el.

 

Dejo abierta la pregunta, que luego afirmo: ¿No será que con los ojos con que vemos al universo, el universo nos mira a nosotros?